Ocho subidas y una rebaja.

Las nuevas medidas fiscales que prepara el Gobierno que viene

Una vez superados los meses electorales de abril y mayo, llega la hora de que, mediante unos pactos u otros, se conforme un nuevo Gobierno que adopte una nueva política fiscal.

En la anterior legislatura, en especial desde la aprobación de la moción de censura, el esquema de mayorías del Congreso ha impedido la aprobación de leyes en sede parlamentaria, y el Gobierno de Pedro Sánchez ha tenido que recurrir con frecuencia a la figura del Decreto-Ley, tan aireada en prensa el último año. Por esta razón no ha habido grandes novedades fiscales durante los últimos meses (o años).

Otro tanto puede decirse de la Generalitat de Catalunya, con un Parlament prácticamente inactivo.

Precisamente por ello, es hora de que nos preparemos para una nueva batería de medidas fiscales que afectarán a empresas, trabajadores y consumidores. Va por adelantado que todo lo que sigue son especulaciones basadas en lo manifestado por los partidos políticos que parece que tendrán voz y voto, pero lo que está fuera de toda duda es la necesidad del Estado de elevar la recaudación para asumir el importante incremento del gasto público en ciernes (26.000 millones de euros).

Así que, como reza el refrán, el que avisa no es traidor. Si creen que se pueden ver afectados por estos cambios, no estaría de más preparar y programar contramedidas que permitan paliar o atenuar alguno de sus efectos:

1.- IRPF: Se ha especulado mucho con gravar más las rentas altas. Esto es, para bases imponibles superiores a 130.000 euros, una posible subida de 3 puntos, y 4 puntos a las rentas superiores a 300.000 euros (hasta el 55%). Asimismo, también se ha especulado con elevar el IRPF de las rentas del ahorro en 4 puntos, hasta el 27%, para las rentas del ahorro que superen los 140.000 euros.

Dicho de otro modo: si ha de cobrar un bonus elevado, o va a vender algún bien o empresa con una importante plusvalía, todo apunta a que será mejor hacerlo en 2019 que en 2020.

2.- IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES: Se habla de establecer una tributación mínima del 15% sobre la base imponible. Esto afectaría grupos consolidados y empresas con más de 20 millones de facturación.

3.- IMPUESTOS AL CONSUMO: Se prevé un fuerte incremento del impuesto especial sobre el Diesel (casi 4 céntimos por litro).

4.- IMPUESTO SOBRE EL PATRIMONIO: Se plantea un incremento de un punto (hasta el 3,75%) para patrimonios superiores a 10 millones de euros.

5.- IMPUESTO SOBRE SUCESIONES Y DONACIONES: El objetivo es establecer una tributación mínima para todas las Comunidades Autónomas, de manera que no se dé el actual diferencial entre algunas Comunidades en que hay bonificaciones del 99% y otras donde se aplica dicho impuesto.

6.- PAGOS EN EFECTIVO: Prohibición de los pagos en efectivo superiores a los 1.000 € (actualmente 2.500 €).

7.- NUEVOS IMPUESTOS SOBRE TRANSACCIONES FINANCIERAS Y SERVICIOS DIGITALES: 0,2% en la compra de acciones de sociedades españolas, y 3% en los ingresos de publicidad online de los ingresos en España de empresas internacionales.

8.- SEGURIDAD SOCIAL: Aumento en las cotizaciones sociales y posible implantación para los autónomos de una cotización sobre rendimientos reales.

Como contrapunto a todo lo anterior, parece que habrá una rebaja del IVA para los servicios veterinarios y los productos de higiene femenina. Algo es algo.

Y de momento poco más sabemos. Lo que sí resulta evidente es que pocas rebajas fiscales (o ninguna) tendremos a corto/medio plazo, por lo que no es mala idea adelantar las operaciones que tengamos pensadas al ejercicio 2019, porque probablemente resultarán menos gravosas fiscalmente que en 2020.

Están ustedes avisados.

 

Comparte este artículo: