¿Se puede proteger la empresa familiar a través del testamento?

El otorgamiento de un testamento adecuado es muy importante si se quiere proteger la empresa familiar, de forma que la sucesión de la misma se efectúe en línea directa descendiente, es decir, de padres a hijos y nietos.

Existen varias figuras en nuestro ordenamiento para conseguir que la sucesión de la empresa familiar sea lo más óptima posible.

Una de estas figuras es la sustitución hereditaria, disposición testamentaria por la cual el sustituto (por ejemplo, un nieto del testador) recibe la herencia en defecto del heredero (por ejemplo, el hijo del testador), bien porque éste renuncia a la herencia, bien porque falleciera con anterioridad al testador.

La no previsión en el testamento de dicha sustitución, podría llevar a que las acciones de la empresa las adquiriera el cónyuge de uno de los hijos, y no los nietos del testador.

También podría darse el caso, que parte de las acciones fueran heredadas finalmente por un nieto, pero que éste fuera menor de edad. Pues bien, el testador podría prever el nombramiento de un administrador hasta que el nieto alcanzara una determinada edad. De esta forma, el nieto sería titular de las acciones, pero no ejercería la administración de las mismas.

De ahí la importancia de otorgar un adecuado testamento con el objeto de conseguir una planificación sucesoria óptima, para la protección del patrimonio y, en particular, de la empresa familiar.

Comparte este artículo: